A una Nariz...


Este no es mio, pero con todo lo que sucede me acorde del el...
A una nariz

Érase un hombre a una nariz pegado,
érase una nariz superlativa,
érase una nariz sayón y escriba,
érase un peje espada muy barbado.

Era un reloj de sol mal encarado,
érase una alquitara pensativa,
érase un elefante boca arriba,
era Ovidio Nasón más narizado.

Érase un espolón de una galera,
érase una pirámide de Egipto,
las doce Tribus de narices era.

Érase un naricísimo infinito,
muchísimo nariz, nariz tan fiera
que en la cara de Anás fuera delito.

Francisco de Quevedo


Escritos relacionados



2 comentarios:

jejejeje lo 'pior del caso es que si encuentro el parecido con la imagen tipo cyrano...

Por lo menos todo salio bien (bueno eso espero, aun no se los detalles), porque te repito que en tu caso eso debió ser un asunto mayúsculo XD

2:28 p. m., agosto 09, 2007  

jaja aun se me ve rara, pero si, ya ahi la llevo poco a poco

7:26 p. m., agosto 09, 2007  

Entrada más reciente Entrada antigua Página Principal